El ejercicio físico puede ayudarnos a mejorar la memoria

Hace tiempo se creía que a medida que envejecemos nuestro cerebro se degenera y que no se podían regenerar más neuronas

No obstante, a partir de los experimentos de la bióloga de la Universidad de Berkeley (Estados Unidos) Marian Diamond, se demostró en 1964 que el cerebro adulto era plástico y adaptativo.

Ese estudio fue pionero en identificar cómo las características del entorno afectan directamente al desarrollo y crecimiento cerebral.

El experimento constaba de 12 ratas en una gran jaula, con un ambiente bueno y elementos para jugar o correr, por otro lado, había otras 12 ratas en una jaula pequeña aislada de estímulos sociales y de juego

Tras ochenta días, Diamond analizó sus cerebros y descubrió que el córtex cerebral se había modificado en el grupo del ambiente enriquecido.

La corteza cerebral era más extensa, debido al crecimiento de las espinas dendríticas de las neuronas,  y mayor número de vasos sanguíneos,  se vió incrementado el nivel del neurotransmisor acetilcolina, así como el del factor neutrófico derivado del cerebro, una proteína que se expresa especialmente en la corteza cerebral y el hipocampo, áreas fundamentales para procesos como aprendizaje y memoria.

 

Neurogénesis y ejercicio físico

Desde los primeros estudios, la dieta, la actividad cognitiva diversa, el ambiente social, la novedad y el ejercicio físico se ha demostrado que son elementos que favorecen en el mejoramiento de la memoria.

El ejercicio físico regular puede contribuir a la neurogénesis.

Centrémonos en el ejercicio físico.

Ya sabemos que el ejercicio físico tiene múltiples beneficios, tanto así que en los animales también se puede evidenciar estos. 

Cualquier ejercicio físico que aumente la frecuencia cardíaca es ideal.

Sabemos que puede contribuir a la neurogénesis, así como poseer un rol importante para revertir y reparar el daño neural existente, tanto en mamíferos como en peces.

Entender como se produce est eproceso puede ayudarnos a mejorar la pérdida de memoria relacionada con la edad y tal vez prevenir enfermedades neurodegenerativas, incluido el Alzhéimer.

 

Entre 700 y 1.500 nuevas por día

A pesar de que hay otras regiones cerebrales que también producen nuevas células cerebrales. Un equipo de investigación de la Universidad de Harvard, liderado por Rudolph Tanzi, ha encontrado que el hipocampo puede producir entre 700 y 1.500 nuevas neuronas cada día.

El ejercicio consigue acelerar la maduración de células madre a células adultas totalmente funcionales.

Quizás esto pueda no parecer mucho si tenemos en cuenta la vasta galaxia de neuronas que poseemos, pero incluso este pequeño número tiene valor, ya que mantiene activas muchas conexiones neuronales ya existentes.

El objetivo de la ciencia ahora es encontrar las mejores maneras de hacer que desarrollemos nuevas células.

Fuente: BBC

Compartir

Todas las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Publinet Solutions. Se prohibe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cuaquier idioma sin autorización escrita de su titular.