Esplendor de Los Angeles, parte II

Es una de las ciudades más emblemáticas de Estados Unidos. Al atractivo irresistible de la industria cinematográfica se agregan playas, sol, tiendas y buena comida

Más allá del cine

La magnífica Los Ángeles no solo es cine. Es por eso que otros de los sitios fundamentales a visitar son Little Tokyo y Chinatown. El primero, como su nombre lo indica, es el barrio japonés, identificado con los restaurantes y la estética japonesa. Chinatown, por su parte, es uno de los barrios más característicos de Los Ángeles. Además de sus templos, plazas y museos se debe recorrer Olvera Street, la calle más antigua de la ciudad. Si hablamos de barrios, no debemos saltearnos una visita a The Grove, una distinguida zona comercial, que es como regresar al siglo XX. Caracterizado por sus plazas pequeñas y grandes avenidas de belleza sin igual, las tiendas de sus alrededores representan las antiguas casas americanas. Su centro comercial va alternando distintas decoraciones por cada época del año. Hay allí una fuente majestuosa que danza al ritmo de la música y que reúne a su alrededor a miles de turistas para la infaltable selfi.

Quienes disfrutan de actividades al aire libre también tienen asegurada una experiencia única. Por ejemplo, Manhattan Beach, que no solo es sinónimo de sol y arena, sino una zona de playa ideal para llevar adelante los legendarios deportes náuticos californianos. Surf y olas que se agregan a un entorno que se caracteriza por autos lujosos y paseos marítimos. Manhattan Beach ofrece no solo la posibilidad de practicar surf, boogie boarding o vóleibol, sino que brinda la experiencia única de ver caer el sol sobre el Pacífico, en un ambiente de elegancia.

Otra opción es disfrutar de la belleza natural de Santa Mónica. Los turistas suelen no solo disfrutar de sus blancas arenas sino su muelle característico. También del parque de feria Pacific Park, un sello de distinción de la zona, o quizá Ocean Avenue, sitio de artistas callejeros, actuaciones y paseos en patines. Como opción adicional, algunos prefieren bañarse en Venice Beach. Aunque, si se habla de playas, la cita obligada es Malibú, que ofrece un menú amplio de actividades. No solo es el lugar más visitado por las máximas estrellas, sino que puede optarse por paseos en familia, citas románticas para enamorados, encuentros de amigos y aguas agitadas para los surfistas. Su clima cálido y agradable, kilómetros de playas, entretenimiento y un entorno natural único la hacen la preferida de los visitantes. Muchos eligen llegar hasta ella por la ruta que une Los Ángeles con Malibú, sobre todo porque permite disfrutar de vistas de encanto. Malibú se disfruta además por los montes, mezcla de montañas y playas, que la rodean.

Los Ángeles tiene espacio también para el arte. El MOCA (Museo de Arte Contemporáneo de Los Ángeles) es la segunda galería de arte más importante de Estados Unidos y entre una enorme variedad de obras se pueden disfrutar de trabajos de Jackson Pollock, Frank Stella o Edward Ruscha. O el Brea Tar Pits, el curioso museo que muestra el alquitrán que por más de 40 mil años se filtró por la tierra. Entre sus mayores atractivos, se puede ver un singular pozo de petróleo y una enorme colección de fósiles que incluye una gran variedad de fauna. Por su parte, la Catedral de Cristal, en el condado de Orange, es sin dudas una de las iglesias más impresionantes del mundo. Su fantástica construcción de cristal está rodeada de jardines amplios que le dan un aire de fantasía. El Observatorio Griffith permite apreciar la ciudad desde las alturas. Situado justo encima de una colina, al sur de Hollywood, permite ver la increíble extensión de la ciudad de Los Ángeles y es una gran zona verde y apacible.

Compartir

Todas las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Publinet Solutions. Se prohibe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cuaquier idioma sin autorización escrita de su titular.