Esplendor de Los Angeles, parte I

Es una de las ciudades más emblemáticas de Estados Unidos. Al atractivo irresistible de la industria cinematográfica se agregan playas, sol, tiendas y buena comida

Es sabido que el nombre de Los Ángeles está estrechamente vinculado a la industria del cine. Y hacia eso apunta la mayoría de los tours que la recorren e invitan a conocerla. Sin embargo, la ciudad ofrece muchas otras alternativas turísticas debido a su gran riqueza cultural, además de paisajes y playas de ensueño.

Es natural que quienes la visiten lleguen atraídos por el canto de sirena de la industria cinematográfica. En ese sentido, Hollywood es uno de los mayores centros turísticos. Meca del cine mundial, invita a acercarse a las propias narices del ambiente en el que se mueven las estrellas más admiradas. Si bien se trata apenas de una localidad de Los Ángeles, es innegable su irresistible magnetismo turístico, que comienza con su legendario cartel blanco en la colina. Alrededor de 1910 las productoras de cine empezaron a instalarse allí y su crecimiento sostenido durante décadas la transformó en el epicentro de la industria. Hay que llegar hasta el Paseo de la Fama, la avenida de Hollywood conocida por ser la zona donde las grandes estrellas dejaron y dejan su huella. La tradición comenzó en 1958 y hoy suma más de 2.000 huellas, entre las que se encuentran algunas muy curiosas, como las de Tom y Jerry, Los Simpson o Los Picapiedras.

En la misma línea, debe hacerse una parada obligatoria en el 1660 de la avenida North Highland. Allí está el Museo de Historia de Hollywood, que ofrece una impactante cantidad de objetos de varias de las películas que se hicieron en la ciudad. Hay desde decorados hasta vestidos, muchos de ellos ya legendarios. Universal Studios, uno de los lugares que más visitantes recibe, es mitad estudio y mitad parque de atracciones, con escenarios que destellan efectos especiales y que incluye un tren que lo recorre. A esto se puede agregar un tour a pie por los teatros y escenarios más populares.

En Beverly Hill se pueden recorrer en minibús –unos 15 minutos de viaje– las avenidas sobre las que se ubican las principales mansiones de Hollywood. Se pasa frente a las casas de Tom Cruise o Richard Gere. Incluso es posible visitar Warner Brothers, una de las productoras más importantes del mundo. Allí se ruedan las películas y los programas de televisión más populares, y visitarlo permite un recorrido por "la cocina" de la industria.

Si se opta por visitar el Downtown de Los Ángeles, se podrá vivir la disfrutable experiencia de transitar entre sus rascacielos. Entre otras maravillas debe anotarse su centro cívico, que es el punto de mayor ebullición de la ciudad. O el Walt Disney Concert Hall, que es la cuarta sala de conciertos de Los Ángeles. Tiene un aforo de más de 2.000 personas y es, entre otras cosas, la sede de la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles.

Compartir

Todas las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Publinet Solutions. Se prohibe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cuaquier idioma sin autorización escrita de su titular.